Los desodorantes

Sudar es una de las formas que ha encontrado nuestro organismo para regular la temperatura. Si nos encontramos en ambientes calurosos, la sudoración se produce para impedir un desequilibrio en el cuerpo.

Los olores corporales provienen de las bacterias, que transforman el olor corporal de las axilas y la planta de los pies en un olor ácido. Con la ducha diaria eliminamos las bacterias durante un corto período de tiempo.

Es muy importante evitar los desodorantes que contengan Clorhidrato de Aluminio, por ser agresivos para la piel y para los órganos internos, pudiéndose acumular en los riñones y en el hígado con los daños que eso conllevaría. La piel es permeable al Clorhidrato de Aluminio.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Keele (Inglaterra) apunta la posibilidad de que el uso frecuente de desodorantes con efecto antitranspirante propicie la aparición de casos de cáncer de mama.
Los científicos encontraron en los tejidos mamarios elevados niveles de aluminio, sustancia presente en el 90 por ciento de los agentes antitranspirantes de la mayoría de los desodorantes que tratan de evitar la sudoración. Las mayores concentraciones de aluminio, sustancia que estudios anteriores se ha relacionado con el cáncer de mama, se encontraban en la zona del pecho próxima a las axilas, donde generalmente se aplica este tipo de productos y donde se detectan la mayoría de estos tumores.

Existen además estudios médicos sobre los parabenos, que se usan en algunos desodorantes y antitranspirantes.  Se ha demostrado que imitan la actividad de los estrógenos en las células del cuerpo. Aunque hay mucha controversia con respecto a los parabenos, hoy en día existen bastantes estudios que aconsejan un uso moderado de este tipo de conservantes, ya que se han relacionado con la aparición de tumores. Los parabenos se usan en muchos cosméticos, alimentos y productos farmacéuticos, según la FDA, en la actualidad. Los consumidores pueden leer la etiqueta de ingredientes para determinar si un desodorante o antitranspirante contiene parabenos, estos parabenos se pueden identificar fácilmente por nombre; por ejemplo: metil parabeno, propil parabeno, butil parabeno o bencil parabeno.

Los antitranspirantes, bloquean las glándulas sudoríparas de las axilas, provocando la acumulación de toxinas.

Por eso en estètica Malgrat, dónde apostamos por una cosmética sana y sin peligros, os damos a conocer nuestro desodorante natural, es un cristal mineral totalmente natural hecho con alumbre, libre del tan temido Clorhidrato de Aluminio y de parabenos. Nos aportará una sensación de frescor durante 24 horas, evitando de manera segura los olores desagradables y reduciendo el sudor sin obstruir el poro. Indicado para todo tipo de pieles, incluso para las más sensibles.
Además, un desodorante de cristal mineral dura hasta dos años utilizándolo diariamente, por tanto el ahorro económico es bastante alto.

Montse Sanz (Directora de centro de estética)

¡Compartelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone