CONSEJOS PARA ALIVIAR LA PESADEZ DE PIERNAS

El objetivo es disminuir el peso de la sangre y “vaciar” los sacos venosos distendidos, causa de la mala circulación sanguínea, de modo que debemos actuar desde varios frentes:

Cuidados estéticos:

Aplicar a diario y con frecuencia los cosméticos recomendados por un profesional de la estética para mejorar la circulación de retorno y refrescar las piernas.

Es muy recomendable realizar sesiones de drenaje linfático manual, sobretodo cuando la mala circulación va asociada a problemas de retención de líquido y pesadez de piernas. El drenaje linfático es un masaje muy relajante , con manipulaciones muy suaves y lentas, que nos ayuda a eliminar los residuos del metabolismo celular y a estimular la circulación sanguínea.

La presoterapia es también muy recomendable, pues nos hace un drenaje mecánico y neumático muy efectivo. Sentimos la sensación de un masaje muy agradable, de modo que se activa el sistema linfático y se estimula el proceso de eliminación de líquidos retenidos que causan pesadez y dolor en las piernas.

Las vendas frías, ejercen un efecto vasoconstrictor y consiguen aliviar el dolor en las piernas. Consiste en aplicar unas vendas empapadas en una sustancia alcanforada y realizando una envoltura.

En el tratamiento de piernas con masaje circulatorio, utilizamos cosméticosde la más alta calidad, para mejorar la elasticidad de las paredes venosas, lo cual, además de combatir el dolor también  previene problemas estéticos derivados de una mala circulación.

Alimentación:

Es muy importante mantener el peso ideal porque un exceso de kilos genera más tejido graso, y por lo tanto más trabajo de irrigación del  tejido venoso.

Beber abundante agua durante el día para favorecer el drenaje de los tejidos y la eliminación de residuos.

Disminuir el consumo de sal y los alimentos salados como quesos y embutidos, que acentúan el fenómeno de retención de líquidos.

Consumir alimentos ricos en fibras (frutas, verduras, arroz integral,..) para evitar el estreñimiento, el cual dificulta el buen funcionamiento de la circulación venosa.

Ejercicio físico:

Caminar, nadar o ir en bicicleta 30 minutos diarios.

Mover los pies con regularidad a lo largo del día en caso de pasar mucho tiempo sentada.

Refrescar las piernas con agua fría tan a menudo como podamos.

Montse Sanz (Directora de centro de estética)

Guardar

¡Compartelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone